viernes, 15 de mayo de 2015

Sismo en Nepal equivale a más de un millón de bombas atómicas: RZ

El terremoto de Nepal equivalió a detonar más de un millón de bombas atómicas como la detonada en Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial POR LUIS DEL TORO Noticias 
El terremoto de Nepal equivalió a detonar más de un millón de bombas atómicas como la detonada en Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial, afirmó el Dr. Ramón Zúñiga Dávila Madrid, Investigador del Centro de Geociencias, UNAM-Juriquilla, quien subrayó que un sismo semejante ocurrió en 1934, y que tiene un impacto adicional por los aludes y los deslaves, que también han generado víctimas. En el acumulado, al momento se reportan más de 4 mil víctimas mortales y más de 6 mil heridos.
Explicó que los sismos de ese tamaño en los Himalayas son poco frecuentes pero tampoco son inesperados, pues allí concuerdan dos placas: la Euroasiática y la de la India.
Hay una colisión entre las placas y genera sismos no tan frecuentes como en el Pacífico Mexicano.
No anuncia el desencadenamiento de una cadena de sismos, sino que ocurrió el sismo donde se esperaba, sin contar con la precisión para determinar una posible fecha.
Sin embargo, la deformación acumulada era suficiente para liberarse.
El experto manifestó que los grandes sismos se repiten cíclicamente, y se funda en la velocidad con la que se mueven las placas en las que se divide la corteza de la tierra.
Las mediciones son cada vez más precisas, milimétricamente, y se pueden detectar movimientos de milímetros por años.
En el caso de esas placas, el movimiento es de 45 milímetros por año, y requeriría mil años para moverse 45 metros. Cada sismo, lo que hace es que se mueva súbitamente pocos metros, y eso nos dice cuándo podemos esperar que ocurra un sismo.
Explicó que cada sismo de este tipo desplaza de uno a 10 metros, y un sismo de 7.8, como fue el caso, el desplazamiento es menor de cinco metros.
Si son 45 milímetros al año, nos da una idea para pensar que debe ocurrir aproximadamente cada 100 años.
En México, dependiendo de la zona, de Michoacán a Chiapas, que es donde ocurren los sismos más grandes, hay movimientos consistentes y semiperiódicos.
Hay variaciones de los 20 a los 50 años, para distintos segmentos de la corteza.
En Michoacán, donde ocurrió el sismo de 1985, ya nos estamos acercando a su período de recurrencia.
Se espera que en esa zona de 30 a 40 años después, se dan las condiciones para un sismo similar.
Comentó que en términos de prevención hemos avanzado, pues se han reforzado los reglamentos de construcción en varias ciudades.
El daño por los sismos no lo ocasiona el sismo mismo, sino la falta de rigidez de las construcciones.
Los culpables somos los seres humanos.
Si se piensa en los peces o en los animales, no les pasa nada, pero el ser humano vive bajo las construcciones, que uno edifica.
Adicional a las construcciones, están los aludes y deslaves, como en Nepal, que es un efecto secundario que causa daños y mortandad.

1 comentario:

Ramon Zuñiga dijo...

En realidad la energía liberada se aproximó a los 10 millones de bombas atómicas. Sin embargo, la energía que se propagó en forma de ondas sísmicas fue sólo del orden de 500 bombas atómicas del tipo Hiroshima (aprox 15 Ktons).